C.P.C.E.

Listados noticias, eventos y más...

Martín Duete
El Coronavirus y sus efectos en la economía argentina y en el Chaco
19 de marzo de 2020

Por el Cr. Pedro Martín Duete

Día tras día, recibimos información acerca de los efectos del Coronavirus (Covid-19) sobre la salud humana y cómo este microorganismo está cambiando las costumbres sociales a nivel global, en una búsqueda desesperada por minimizar su impacto sobre la población.

Aunque ha pasado poco tiempo desde que se detectó y confirmó el primer caso positivo en el país, y la dinámica de diseminación del virus que hace que el escenario cambie constantemente, ya podemos vislumbrar sus efectos en la economía argentina.

Antes de comenzar a plantear posibles escenarios a nivel local, es necesario analizar los cambios que el virus está provocando en el plano internacional.

La rápida propagación de la enfermedad en el mundo, ahora declarada pandemia, sumado al desplome del precio del petróleo, está provocando pánico en los mercados financieros, fuga de capitales, devaluación de las monedas frente al dólar, paralización de la cadena de producción y una creciente amenaza de recesión global.

Así las cosas, los efectos que el coronavirus pueda tener en la economía argentina dependerán principalmente de dos factores:1) el grado de la crisis epidemiológica y de su duración, y 2) el tiempo que estén vigentes las medidas adoptadas y su intensidad. Analizados en conjunto, determinarán el nivel de paralización del sistema productivo argentino.

El grado de crisis epidemiológica está determinado por la cantidad de casos confirmados y su evolución en el tiempo hasta que logre controlarse el brote a nivel nacional.

La vigencia delas medidas adoptadas, tanto a nivel nacional como provincial, hace referencia al cierre de fronteras, cuarentena obligatoria, prohibición de circular temporalmente, reducción al mínimo de los servicios públicos prestados, entre otras.

Este combo de factores conlleva a una reducción del nivel de actividad sin precedentes, en un breve lapso de tiempo.

A nivel internacional, la contracción del consumo mundial hará resentir las exportaciones de Argentina, lo que ocasionará necesariamente un menor ingreso de divisas.

En un escenario de reestructuración de deuda externa, la reducción de ingreso de divisas vía exportación, sumado al inminente descenso del PBI por el impacto de la pandemia en el nivel de actividad y, por consiguiente, a la menor recaudación, complica la posición de negociación del país frente a sus acreedores, ya que debe demostrar una capacidad de repago de su deuda aceptable y sostenible en el tiempo.

A nivel doméstico, es muy difícil precisar qué actividades serán mayormente perjudicadas por la pandemia, si bien es cierto que las actividades relacionadas con el turismo (hoteles, transportes, recreación y servicios conexos) se encuentran actualmente 100% afectadas, es innegable que el resto de las actividades (aunque no estén relacionadas directamente con el turismo) serán castigadas de igual forma que las primeras y esto es realmente alarmante.

En las economías regionales, la mayor parte de las pequeñas y medianas empresas no pueden vender sus productos (bienes y/o servicios) por las medidas restrictivas, no obstante, igualmente deben pagar sus deudas, sueldos al personal, cargas sociales e impuestos.

Si no se toman medidas urgentes tendientes a apoyarlas tales como: no afectar la cadena de pagos otorgando créditos subsidiados, disminuir la presión impositiva o bien, al menos, flexibilizar el cumplimiento de las obligaciones fiscales y previsionales de manera temporal, se las estará empujando a una dinámica de endeudamiento al límite que podría derivar en el cierre de empresas, pérdidas de puestos de trabajo y demás consecuencias negativas por todos conocidas.

Sin lugar a dudas, estamos ante una situación crítica y desconocida, los efectos sobre la salud y la población de este nuevo enemigo mundial son innegables y perdurarán, pero los efectos negativos en la economía argentina, si no se toman medidas a tiempo para apuntalar el sistema productivo, serán aún mayores.