Licenciados

Listados noticias, eventos y más...

Damián Macuglia
Coyuntura económica ante la pandemia de COVID-19
6 de abril de 2020

Por el Lic. en Economía Damián Macuglia - Integrante de la Comisión de Licenciados

El escritor Nassim Taleb, en su best seller “El Cisne Negro” (1) define como tal, a un evento que reúne tres atributos, a saber: debe ser raro, tener un alto impacto y ser, a posteriori de su ocurrencia, predecible.

La pandemia del Covid-19, es un evento tan poco frecuente, que algunos analistas se remontan a la Gripe Española de 1918 para encontrar un antecedente comparable. Ésta eliminó al 6% de la población mundial, según las estimaciones más pesimistas. (2)

El impacto que la actual puede provocar en la economía mundial resulta muy importante y se resume en las apreciaciones que se citan más adelante.

Asimismo, se ha publicado en la prensa, la existencia de trabajos académicos aportados desde la microbiología, donde se alertaba la posibilidad de que la actual pandemia se hiciera realidad. (3 y 4) Por lo que queda claro entonces, que la calificación de “cisne negro” aplica al caso.

Poniendo el foco en las evaluaciones económicas, se han dado a conocer proyecciones que muestran que el PBI mundial se desacelerará alrededor de un 13% anual durante el primer trimestre de 2020, respecto del trimestre anterior (5).

El Instituto Internacional de Finanzas, en su último reporte sobre pronósticos de crecimiento para 2020 (6), expone una caída del 1,5% interanual para la economía mundial y del 3,1% para la Argentina, por encima del promedio de economías emergentes latinoamericanas, el cual arroja un 2,7%.

Surgen dos fuentes de incertidumbre; por un lado, no está claro por cuánto tiempo debe perdurar el cierre generalizado de actividad en los diferentes países, en pos de contener al virus, y por el otro, dada la severidad del shock, tampoco está claro si los consumidores e inversores la retomarán rápidamente, cuando la cuarentena haya finalizado.

Por lo pronto, se han anunciado diferentes paquetes de ayuda motorizada por los bancos centrales de países desarrollados para amortiguar los efectos en el ingreso de los trabajdores y en las finanzas de las pymes.

Para el caso argentino, el Licenciado en Economía Esteban Domecq, en un reciente informe de su consultora (7), plantea que la presente pandemia afecta la economía a través de cuatro canales:

1)      El canal financiero:

La salida de capitales de mercados emergentes, que hace caer los precios de bonos y acciones, buscando activos de refugio ante el cambio brusco de escenario, aumenta las tasas de los bonos soberanos, elevando el riesgo país y presionando a las monedas de países emergentes, generando devaluaciones masivas, y dificultando todo el proceso de reestructuración de deuda.

Las probabilidades de evitar el default, eje 1 del programa económico del gobierno, se redujeron considerablemente con el cambio de escenario. Toda esta situación también pondrá mayor presión sobre el tipo de cambio, la brecha cambiaria, el nivel de inflación y las reservas internacionales del BCRA, dejando una situación financiera de extrema debilidad.

2)      El comercio exterior de bienes:

Un mundo que desacelera su ritmo de crecimiento y que entrará en recesión, implica menos exportaciones (Q) y menos precios (P) de las materias primas. Menos cantidades exportadas y menos precios de los commodities, implica menos actividad y también menos divisas para el Banco Central, complicando el sector externo.

A su vez, el virus afecta las cadenas globales de producción, perjudicando la importación de algunos insumos básicos, lo que traba a la industria local y afecta el nivel de actividad.

3)      Las exportaciones de servicios:

Las medidas que vienen tomando los países para mitigar la propagación impactan directa y drásticamente en el turismo global y todo el movimiento interno, abarcando desde la hotelería, gastronomía, agencias de viajes, aerolíneas y empresas de transporte de pasajeros, hasta todo tipo de actividades conexas que prestan servicios al turismo y al flujo de personas.

4)      Expectativas:

La confianza del consumidor cae, al ritmo de la cuarentena y a medida que se deteriora el ingreso corriente, lo cual contrae las ventas y altera a toda actividad comercial, retrayendo el consumo agregado.

Por su parte, la confianza empresarial también cae fuertemente por la parálisis generalizada, la incertidumbre y la inestabilidad macroeconómica, atentando gravemente contra la inversión.

Ambas caídas agudizan el cuadro, provocando que la economía entre en una espiral recesiva.

Hasta aquí, el diagnóstico. Pero, ¿qué se puede proponer para enfrentar la difícil coyuntura que esta pandemia genera?

Mientras los virólogos, infectólogos y médicos sanitaristas se ocupan de los efectos en la salud de la población, ¿qué opciones de política económica podrían pensarse para amortiguar los efectos economicos de esta pandemia? 

El Licenciado en Economía, Fausto Spotorno, director de la consultora OJF Asociados,  en una reciente publicación (8), propicia una propuesta interesante para alcanzar al sector formal de la economía (pymes y trabajadores formales independientes) que tengan dificultades para pagar los sueldos de marzo, dado que al sector informal se lo ayuda mediante subsidios ya establecidos.

El plan consiste en que la ANSES deposite, a las pymes, monotributistas y autónomos, mediante transferencias a sus cuentas bancarias, la suma de $ 30.000,00 por cada trabajador registrado (equivalente al 60% del salario promedio), en calidad de préstamo, a través del Fondo de Garantía a la Sustentabilidad (FGS).

Una vez iniciado el programa, las empresas podrán confirmar total o parcialmente ese préstamo. Si lo aceptan, habría que establecer el período de devolución, tal vez en 12 meses, incluyendo algunos de gracia, cuyo costo fiscal para 10 millones de trabajadores, más los independientes, rondaría aproximadamente el 1% del PBI.

Si el gobierno no estuviera en proceso de reestructuración de deuda, esto se financiaría con la venta del 15% de los bonos del FGS al mercado, debiendo ser su comprador el BCRA, contra emisión monetaria temporal, la cual se re-absorbería con la devolución de los préstamos. Y al tratarse de una emisión monetaria temporal, el impacto inflacionario sería reducido.

Según Spotorno, la ANSES debería canalizar esta operatoria porque conoce mejor que nadie las nóminas salariales y dispone del FGS, con el cual puede realizar inversiones y evitar así que pase por los bancos, los que: tienen un proceso normativo y burocrático muy engorroso; y además, como el resto de los organismos, se encuentran cumpliendo la cuarentena.

Si bien habría que analizarlo, en realidad no hay mucho tiempo para definir otros caminos sobre cómo van a hacer las pymes para pagar los sueldos de marzo, dadas las casi dos semanas de nula facturación al 31-03-20.

Fuentes y Bibliografía:

(1)    Taleb Nassim, The Black Swan: The impact of the highly improbable. Random House. 2010. New York.

(2)    https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-breve-historia-pandemias-globales-hemos-luchado-contra-mayores-asesinos-20200322075937.html

(3)    Artículo original: American Society for Microbiology  - Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus as an Agent of Emerging and Reemerging Infection – Vincent Cheng,  Et. Al. - 2007 Oct; 20(4): 660–694. -https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2176051/

(4)    Ref. Periodística: https://www.infotechnology.com/online/La-increible-prediccion-que-avisaba-en-2007-que-el-coronavirus-apareceria-en-China-una-inversion-evitaba-todo-20200319-0004.html#_ga=2.80199314.447276801.1585004824-558470660.1477912321

(5)    https://www.economist.com/briefing/2020/03/19/governments-are-spending-big-to-keep-the-world-economy-from-getting-dangerously-sick

(6)    https://www.iif.com/Portals/0/Files/content/1_IIF032320_GMV.pdf

(7)    https://www.invecq.com/contenidos/economia/la-economia-argentina-ingresando-al-tunel-del-covid-19/?pdf=4213

(8)    https://www.cronista.com/economiapolitica/Coronavirus-el-plan-de-Spotorno-para-que-las-empresas-puedan-pagar-los-sueldos-de-marzo-20200322-0016.html